Menú Close

Viajar a los 50 años

rionegrotur - cupondedescuentoairbnb

Viajar a los 50 años. A esta edad es cuando te das cuenta que llevar “años” encima no es malo!!!. Aceptas que es muy bueno cumplirlos y haces ostentación de ellos porque todo tu bagaje de vida, conocimiento y experiencia obtenidos “a golpes y hachazos” te son útiles para manejarte con sabiduría. No es que ser “mayor” te haga más sabio… pero si, definitivamente, mejora tu percepción.Viajar a los 50 añosLo bueno de viajar a los 50 años es que ya tenemos kilómetros viajados, ya “pasó mucho agua bajo nuestro puente”, son muchos los pasaportes renovados y eso es un plus importante a la hora de viajar. De la sabiduría que te hablo es del conocimiento que tenemos de nosotros mismos mientras viajamos.  

Nosotros los humanos de mViajar a los 50 añosás de 50 años hemos vivido demasiados cambios al igual que mucha gente de 40, pero para las personas de 50 y algo ese cambio resultó, tal vez, un poco más difícil de asimilar, porque a muchas de nosotras el tema “tecnológico” nos agobia!!!

Antes cargábamos los planos de papel que de tanto usarlos se nos rompían, luego vino el GPS y ahora el móvil. La notebook que pesaba toneladas, más tarde la netbook que pesaba un poco menos y ahora la tablet que, definitivamente, ¡¡¡no pesa nada!!! ah! y llevar pendrives para nosotros … es fundamental.

Cambiaron muchas cosas: la manera de comunicarnos a la distancia, los documentos necesarios para presentar en hoteles y vuelos. Además hoy podemos hacernos de información en la web gracias a los bloggers que convierten sus viajes en buenos relatos para inspirarnos! Hacer reservas hoteleras es otro ítem viajero que cambió, hasta podemos ver por internet el lugar en donde está el hotel con Street View de Google Maps. Alfredo es fan de esta aplicación! 

Viajar a los 50 años¿Recuerdan como eran los vouchers aéreos? esos de papel muy fino, tipo librito apaisado, que debíamos guardar como un tesoro entre nuestras cosas más valiosas mientras estábamos viajando. Extraviarlos significaba perder horas y horas en las oficinas de la compañía aérea para reponerlos. Ahora, gracias a Dios vamos con nuestro dato en el móvil, con el ticket electrónico bajo el brazo y “a otra cosa mariposa“, ¡¡¡a volar!!!

El transcurrir de la vida no solo nos trae años bajo el brazo… sino que da algo de experiencia que hay que saber capitalizar!!! Insistimos que Viajar a los 50 años no es malo…

Viajar a los 50 añosLo genial es que, con la edad, vas descubriendo cuáles son las zonas de nuestro mundo que te sientan bien. Podés decir sin miedo a equivocarte: “yo prefiero Asia”…por la razón de que gran parte del mundo, ya está en tu haber. Por eso digo: “no todo tiempo pasado fue mejor”… pero fue bueno haber vivido aquella época. Tal vez para apreciar mucho más esta.

Viajar a los 50 añosNo me divierte hacer comentarios pesimistas pero, al viajar a los 50 años, lo complicado puede llegar a ser esa cantidad de medicamentos que hay que llevar de viaje y a los cuales, sí o sí, deberás poner a resguardo.

Por suerte yo no tomo medicamentos, pero Alfredo, mi marido si, lo hace. Con uno en la familia alcanza y sobra!!!  Entonces debemos, antes de viajar, preparar los medicamentos necesarios para llevar de acuerdo a los días de viaje. Siempre llevamos el doble de lo calculado.  Alfredo lleva lo necesarios para esos días cargados en su maleta de mano y yo pongo otra parte igual en la mía. O sea, si perdemos una … ¡¡¡nos queda la otra!!! Y ya que estamos con el tema le digo: ¡¡¡Si mi botiquín de emergencia hablara!!! Porque, por más que vamos con un seguro de viaje, mi botiquín se agranda cada vez más. De joven, si llevaba aspirinas, era mucho, ahora tomo las precauciones para actuar rápidamente frente a cualquier dolencia menor. Por las dudas llevo algo para mi hígado, estómago, cabeza, muelas. Estoy lista para dar “batalla” por si alguna de las partes de mi cuerpo se le ocurriese rebelarse en medio del viaje y arruinarlo.

Viajar a los 50 años

Las comunicaciones telefónicas, mientras viajabas se hacían desde teléfonos fijos y su precio era altísimo. Se acuerdan cuando usábamos cámaras fotográficas con películas y justo se nos cruzaba alguien en ese momento exacto, ups! eso nos arruinaba la foto, no habiendo posibilidad de volver atrás… Ahora en cambio puede cruzarse quien quiera, repetimos 10 veces si hace falta la misma toma y ya dejamos de lamentarnos…

Viajar a los 50 años

Otra cuestión y no menos importante, es que a los 50 y pico… nuestros padres ya son muy mayores, ya casi todos pasaron los 80 y llegan a más de los 90!! En nuestro caso, este es “un” tema que manejamos con mucho cuidado previo a la salida. La ausencia de sus hijos, a veces los deprime.  Mi suegro, por ejemplo, suele decirnos: “Pero esta vez no se vayan tan lejos…” y obviamente sabemos su porqué. Mi madre cuando le comentamos sobre nuestros futuros destinos, aclaro que a mi madre todos los destinos que elegimos le resultan raros, (para ella el mundo termina en Europa y USA que es lo que conoce y le alcanza), siempre suele decirnos: “Y… si a ustedes les gusta…”

Pensar que hasta hace muy poco tiempo nosotros tomábamos nuestras maletas y listo!!! No pensábamos en otra cosa que no sea nuestro próximo destino, pero ahora también debemos pensar en ellos…

Viajar a los 50 años

Me acuerdo cuando despedíamos a alguien que se iba de viaje a Europa, sentíamos que se iba a otro mundo. Hoy, en cambio, cuando me despido de mi gente antes de salir de viaje, yéndome aún más lejos, me dicen: ¡¡¡che!!! no te olvides de mandarme fotos por WhatsApp o llamame por Skype!!!!, así charlamos un rato…

Viajar a los 50 años

Otra de las cosas que hacemos como personas de “50 y algo” es tratar de estar en buen estado físico antes de salir, caminar y caminar antes de partir, es mi secreto. Y, además, para viajar tranquilos consultamos antes a nuestro médico “especialista en viajes”, quien nos asesora sobre los destinos a los que iremos informándonos qué precauciones debemos tomar en la región. Por eso nuestro carnet de vacunas siempre está al día. Este tipo de cosas antes no lo hacíamos ¿existía el médico especialista en viajes ?, pues ¡¡¡no!!!

Viajar a los 50 años

Los años se olvidan cuando subís al avión, a veces agotada de tanta organización, no te aqueja ya ningún dolor, rejuvenecés 10 años y el alma se libera. Te convertís otra vez en niño porque sentís que vas a indagar  al mundo en que vivís, es la misma sensación que cuando estábamos creciendo donde todo era descubrimiento! Viajar a los 50 años tiene sus encantos y sentís que esas ganas por viajar va en aumento. Confirmas, a ciencia cierta, que cuanto más conocés del mundo, el mundo más se agranda…

Viajar a los 50 añosSomos viajeros empedernidos que seguiremos viajando hasta que el cuerpo aguante y la vida nos dé tiempo. Poder viajar a los 50 años es toda una experiencia!!

Guardamos siempre en nuestra memoria y hoy aquí también hacemos un pequeño homenaje con un merecido ¡¡¡Chapeau!! a todas aquellas personas que, en algunos de nuestros viajes hemos visto caminar con bastones o con alguna otra dificultad y que, a pesar de ello siguieron andando, se animan a viajar y nada los detiene. Para ellos va nuestra eterna admiración!!

Al verlos, indefectiblemente, Alfredo y yo llegamos a una conclusión, que: CUANDO VIAJAMOS EL ALMA CANTA, LA MIRADA SE RENUEVA Y EL “NOS VAMOS PONIENDO VIEJOS” QUEDA MUY GUARDADO EN UN CAJÓN!!! 

Te lo decimos nosotros, un matrimonio de más de 50 y algo de años de edad para quienes VIAJAR  se transformó en una PASIÓN.
Lo tremendo de esto es que este síntoma aumenta con los años…
¡Viajar a los 50 años es lo mejor!

¡Si hay algo que aprendimos de nuestra pasión es a disfrutar cada momento y también de ahorrar en cada viaje sin escatimar en gastos, te compartimos nuestra experiencia y también descuento Airbnb ojala lo sepas disfrutar tanto como nosotros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *